¿Es posible la compensación de saldos una vez declarado el concurso?

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en su Sentencia de fecha 20 de julio de 2017, diferencia si la compensación de las deudas y obligaciones operadas en su relación negocial responde a una propia compensación legal (artículo 1196 del Código Civil), o una compensación contable del sistema de cuenta corriente establecido entre las partes.

El artículo 58 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal prohíbe a liquidación por compensación legal o técnico-jurídica, del artículo 1196 del Código Civil, una vez declarado el concurso:

Sin perjuicio de lo previsto en el artículo 205, declarado el concurso, no procederá la compensación de los créditos y deudas del concursado, pero producirá sus efectos la compensación cuyos requisitos hubieran existido con anterioridad a la declaración, aunque la resolución judicial o acto administrativo que la declare se haya dictado con posterioridad a ella.

En caso de controversia en cuanto a este extremo, ésta se resolverá a través de los cauces del incidente concursal.”

En cambio, el artículo 205 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal admite la compensación contable del sistema de cuenta corriente establecido entre las partes:

1. La declaración de concurso no afectará al derecho de un acreedor a compensar su crédito cuando la ley que rija el crédito recíproco del concursado lo permita en situaciones de insolvencia.

2. Lo dispuesto en el apartado anterior se entiende sin perjuicio de las acciones de reintegración que en su caso procedan.”

La cuestión radica en determinar si:

1. Existe una sola relación jurídica que, mediante sumas y deducciones, debe determinar un saldo deudor y correlativo acreedor a favor de una o de otra parte, como resultado del efectivo cumplimiento de sus sucesivas y regulares prestaciones, y que debe realizarse al término de la relación (compensación contable), o

2. Nos encontramos ante una compensación propiamente dicha, esto es, un subrogado del pago en el que una deuda se extingue hasta donde concurre con otra distinta, cuando cada uno de los obligados lo esté principalmente, y sea a la vez acreedor principal del otro, cumpliéndose los demás requisitos previstos en el artículo 1196 del Código Civil.

Resumiendo, la compensación propia del sistema de cuenta corriente de crédito queda excluida de la prohibición legal (artículo 58 LC) porque el efecto inherente al sinalagma contractual determina que los ingresos efectuados en la cuenta compensan automáticamente el saldo deudor generado por el crédito dispuesto (artículo 205 LC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *