Concurso de acreedores y trabajadores en excedencia

El trabajador que pasa a excedencia voluntaria común no tiene derecho a indemnización por despido colectivo por el cierre del centro de trabajo, tanto si la empresa ha acudido al procedimiento de despido colectivo para la extinción de los contratos como si no lo ha hecho.

El Estatuto de los Trabajadores (en adelante, ET) regula en el artículo 45 “las causas y efectos de la suspensión” del contrato de trabajo, y en el artículo 46 las “excedencias”.

La suspensión (regulada en el artículo 45 del ET) supone la exoneración de “las obligaciones recíprocas de trabajar y remunera el trabajo” mientras perduran las causas de la misma; y una vez que desaparecen las situaciones que han generado la suspensión se reactivan automáticamente las obligaciones de “trabajar y remunerar”. Manteniendo el trabajador, en todo momento, su derecho a conservar el puesto de trabajo y el empresario deber de reserva del mismo.

Una de las causas de suspensión del contrato de trabajo, regulada en el artículo 45 del ET, es la “excedencia forzosa”; que es una causa de incompatibilidad material con el trabajo o imposibilidad de ejecución del mismo (por ejemplo, la designación o elección para un cargo público).

En cambio, la “excedencia voluntaria”, regulada en el artículo 46 del ET, viene justificada por cualquier interés personal o profesional del trabajador (con una antigüedad igual o superior a un año), siempre que sea compatible con las exigencias de la buena fe contractual.

Reconociendo el artículo 46.5 del ET que “el trabajador excedente conserva sólo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa”.

Evidentemente no es lo mismo un derecho preferente al reingreso, condicionado a la existencia de vacantes, que un derecho incondicional a la reserva del puesto.

Dado que la finalidad de la indemnización del despido prevista en el artículo 51.8 del ET es la compensación al trabajador por el daño derivado de la pérdida de su puesto de trabajo; pero no existe cuando el derecho del trabajador es sólo un derecho de reingreso condicionado a la existencia de vacantes.

El Tribunal Supremo en su Sentencia de fecha 19 de diciembre de 2018 ha reiterado su doctrina (recogida entre otras en sus Sentencias de fecha 6 de noviembre de 1995, 25 de octubre de 2000, 13 de noviembre de 2006, 31 de enero de 2008 o 11 de julio de 2013) según la que no puede ser acogida la reclamación de indemnización de despido colectivo por cierre del centro de trabajo de los demandantes, que pasaron a la situación de excedencia voluntaria común por su exclusiva voluntad, desarrollando en tal situación otras actividades profesionales, siendo intrascendente que se observara el procedimiento del ET art.51 puesto que ninguna consecuencia indemnizatoria se iba a seguir para los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *